Croquetas de pollo

Recetas de croquetas de pollo

Croquetas de pollo y huevo cocido

Si te ha sobrado algo de pollo de la paella que pusiste ayer, estas de suerte. No lo tires, puedes aprovecharlo para hacer unas deliciosas croquetas de pollo.

Si no tienes la cantidad necesaria o quieres enriquecerlas, puedes añadirles un par de huevos cocidos, como he hecho yo en esta receta.

Croquetas de pollo y huevo cocido

Las croquetas, generalmente se elaboran con una base de bechamel espesa a la que se echan los ingredientes que tengas a mano, restos de pollo, huevo cocido, jamón, queso, bacalao, carne guisada...

La clave de una buena masa es el espesor y el reposo en el frigorífico durante varias horas para que se endurezca.

Finalmente, para que el recubrimiento sea crujiente, lo empanamos primero en huevo batido y luego en pan rallado.

Y aquí está la receta ...

Ingredientes para 35 croquetas:

  • 400 gr de muslos de pollo cocido
  • 135 ml de aceite de oliva
  • 130 gr de harina (tamizada)
  • 1 litro de leche caliente
  • 2 huevos
  • 2 cucharaditas de sal
  • 1 cucharaditas de pimienta
  • 2 huevos (para empanar)
  • Pan rallado (para empanar)
  • Una buena cantidad de aceite de oliva

Antes de empezar a cocinar, tengo la harina tamizada, la leche caliente y el pollo picado muy finamente.

Paso 1. En un cazo con agua hirviendo, añadimos los huevos y dejamos que cuezan durante 15 minutos. Los sacamos, refrescamos debajo de agua fría y los pelamos. Los aplastamos con un tenedor para que se reduzcan a migas.

Paso 2. En una sartén grande, calentamos el aceite de oliva hasta que chisporrotee. Añadimos la harina tamizada y lo mezclamos con unas varillas hasta que se cueza y coja color dorado.

Paso 3. Añadimos la leche caliente poco a poco, y seguimos removiendo para que la masa se vaya espesando despacio. Todo esto lo hacemos a fuego bajo.

Paso 4. Añadimos la sal y la pimienta y el pollo picado, y removemos todo para que los ingredientes se repartan uniformemente.

Paso 5. Cuando la masa tenga una consistencia espesa, la traspasamos a un recipiente amplio y dejamos que enfríe primero a temperatura ambiente. Después, lo introducimos en el frigorífico para que se endurezca completamente (durante al menos 4 horas).

Paso 6. Llega el momento de que le demos forma a nuestras croquetas. Cogemos un poco de masa con las manos y le damos la forma que queramos, redonda o cilíndrica.

Paso 7. Pasamos cada croqueta por huevo batido y pan rallado y las freímos en aceite bien caliente hasta que tengan un color marrón claro por todas las partes. Las escurrimos en un papel de cocina para retirar el exceso de aceite y las servimos.

He utilizado la carne del muslo del pollo, pero puedes utilizar la parte que quieras, mientras no tenga huesos ni ternillas.